Que es el feedback

Qué es el feedback, aclarando conceptos

Para todos aquellos que hayáis oído hablar de coaching, y sobre todo en la variante de “transformación clásica” habréis oído expresiones con feeback bueno o malo, positivo o negativo. Hoy vengo a aclarar ese paradigma o creencia tan injustamente extendido en mi opinión, que soy una fan incondicional del feedback y del autofeedback.

Qué es y qué no es

Empezaré por lo que no es el feedback: el feedback no es un zasca, ni un sartenazo, ni tu ocasión para decirle a tu amiga lo que opinas de ella (siempre bajo tu mapa mental, aunque no se lo digas, claro está) ni de su novio sin que te lo haya pedido, ni la ocasión de decirle a tu vecina lo horrible que le queda ese vestido de flores que lleva, ni el momento de decirle a nadie como cuanto se ha engordado, como si no tuviera espejos en su casa… No chicos y chicas, eso no es feedback, es otra cosa.

El feedback es información.  Si nos queremos ajustar al rigor el feedback se da siempre bajo petición explicita de la persona. Con adjetivos ausentes de juicio, y precedido por un TE VEO.  Es información sobre lo que estamos viendo de la otra persona, no es lo que “es” sino lo que nosotros vemos de esa persona, que al final, puede resonarle o no. No está sujeto a valoraciones ni a juicios ni a moral.

Siguiendo con el rigor, feedback es la información que el resto del mundo ve sobre nuestras maneras de ser, nuestro lenguaje corporal o sobre nuestro campo energético (aura).

Vamos un poco más allá

Y ya fuera de la definición teórica…. Toda esa información la desprendemos nosotros sin ser conscientes de ello! Cuando ves a alguien por primera vez, en cuestión de medio segundo (nuestro cerebro es rapidísimo en esta labor por una cuestión instintiva y de supervivencia) emites una valoración sobre la persona que tienes delante. La mayor parte de las veces no sabes ni de donde salen los patrones que utilizas para sacar ciertas conclusiones. Por ejemplo: me cae bien, parece simpática, parece agradable, confiaría en tal o cual persona, parece estúpido, que cara de mala hostia tiene, seguro que está mal follada o lindeces por el estilo.

Ojo aquí queridos todos, porque tenemos una tendencia espectacular a proyectar nuestras historias en los demás.

En base a la ley del espejo, una gran parte del feedback, sobre todo el más cruel y despiadado, suelen ser aspectos nuestros que no vemos en nosotros mismos pero sí que estamos reconociendo en los demás. Si de repente empiezas recibir el mismo “feedback” de diferentes lo ideal sería que echases un vistacillo hacia ti antes de seguir diciendo que todo el mundo es gilipollas o similares cosas que se suelen decir…

No olvidemos que el feedback es un TE VEO, no un TU ERES. TU ERES es un juicio que podría “marcar el destino” de la persona que tienes delante según en que momento le digas ese TU ERES cargado de tus propias emociones en lugar de dando información sobre lo que ves de esa persona.

El “no feedback”

Hay otro punto que creo importante en el NO FEEDBACK. Cuando vamos a nuestros amigos a darles el tal feedback vestido de sinceridad viperina (esto es un ejemplo de NO FEEDBACK) ejercemos una de las formas más crueles de vampirismo energético, así que queridas y queridos lectores, en pro de nuestra energía y la de nuestro entorno, procuremos no dar feedback a menos que nos lo soliciten de forma explicita y sea en el contexto favorable o iremos robando energía y rompiendo corazones a nuestro paso.

Las buenas noticias

Ahora viene lo bueno….. aunque toda esa información y esos juicios enmascarados de feedback o de sinceridad vienen de nuestro subconsciente, se pueden modificar. Aun así, todo eso lo desprendemos sin darnos cuenta, está en nuestro lenguaje corporal, en nuestras expresiones y micro-gestos faciales y sobre todo en nuestro cambio energético donde acumulamos TODA la información de nuestra vida, todas nuestras vivencias, el dolor, el sufrimiento, las alegrías…. TODO.

Cuando alguien nos da feedback, un feedback sincero, honesto y limpio hace un trabajo de auto conocimiento y nos apoya en el nuestro propio.

 

Como todo en la vida, esto es un camino de ida y vuelta, así que si nos tratamos a nosotros mismos como nos gustaría que nos tratasen, si soltamos esa crueldad al juzgarnos y mirarnos al espejo todos los días, tal vez, y digo solo tal vez, podamos VER a las personas de nuestro alrededor mas allá de nuestro dolor, nuestras carencias y como nos gustaría que fueran nuestras vidas.

 

3 Comments

  1. Buenas tardes Silvia. Gracias por ser tu palabra y por compartir tu sabiduria y buen hacer en el mundo del Coaching. Recomiendo a todo el mundo que conozca a Silvia, ya que es una excelente persona y aun mejor profesional. Tengo el placer de ser su amigo y al mismo tiempo compañero de fatigas en varios grupos profesionales.

  2. […] más técnica, la imagen que proyectas y de la cual recibes opinión cuando la pides se llama feedback o […]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *