Hablemos de confianza

Hablemos de la confianza

Hablemos de la confianza. Que bonita palabra… aunque la confianza es tan difícil de conseguir y tan fácil de perder… ¿verdad?

Pero, qué es realmente la confianza… me encanta cuestionar todas las palabras, ver de donde salen, descomponerlas y ver que sale. Qué otros significados tienen y sobre todo que significan para nosotras además de que creencias (link a creencias limitantes) hemos construido entorno a ellas.

Con+fianza… curioso… entonces confiar viene de fiarse de algo, ¿no? Y fiarse nos habla de la fe que depositamos en uno mismo o en los demás. Fe en qué os preguntaréis: pues fe en que vamos a hacer lo que decimos que vamos a hacer, o que los demás van a hacer aquello que nos han prometido, por soltar lo primero que se me ocurre.

Un tema escabroso sobre la confianza en los demás son las expectativas que nos creamos sobre lo que queremos que hagan. Esto deriva en lo que confiamos que hagan, y termina siendo lo que esperamos que hagan. Ahí la tenemos liada parda porque empezamos a crear expectativas: aquello que nos hemos inventado que los demás van a hacer a veces sin pedirlo, como leyéndonos la mente.

Si confías en tu intuición, aceptas las señales y reconoces que no todo es fantástico y maravilloso verás como empezarás a confiar en ti y recuperarás tu poder personal.

A partir de entonces encontrarás personas en las que confiar porque no es una cuestión de fe ciega y de esperar que no sea tan malo como aparenta. O tal vez de auto-engañarte para demostrarte que todas esas señales que estabas viendo son mentira, por lo tanto, quitarte tu propio poder personal, sino es cuestión de confiar en tu intuición.

Usa tu poder personal para alejarte de las personas que en el fondo sabes que son depredadores de tu ingenuidad, y desde ahí empezarás a atraer (ley de la atracción) a personas en las que podrás confiar, sino que ell@s confiarán en ti, por lo que tu confiarás en ellas.

Y cuidado que os veo venir… tener confianza en una misma no es ser arrogante ni pretenciosa ni ser una “creída”. Más bien es todo lo contrario: es tener la calma de saber que tenemos la habilidad, capacidad, conocimiento y/o autoestima suficiente para afrontar todos los retos que se nos presenten.

Así que os invito a trabajar, recapacitar, meditar es si os consideráis personas con confianza, que confían en los demás o en que momento de vuestra vida habéis perdido esa confianza en vosotras mismas o en los demás, y si queréis profundizar un poquito más… ya sabéis… dadle al botoncito de contacto 😊

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *