El poder personal

El poder personal

El Poder Personal

 

¡Cuánto se habla del poder personal!, ¿verdad? Aunque lo cierto es que esta mañana, hablando con una amiga, me he dado cuenta de que es un concepto que no siempre está tan claro. Así que me parece interesante empezar por aclarar ese punto, o por lo menos lo que es el poder personal para mí.

 

Qué es el poder personal

El poder personal es, para mí, la energía que tienes disponible para sentir, decidir, hacer y actuar. Es tu combustible, tu energía creadora y tu energía actuadora.

Si descomponemos el concepto nos queda: PODER + PERSONAL.

Según la RAE, el PODER es:

poder1 

Del lat. vulg. *potēre, creado sobre ciertas formas del verbo lat. posse ‘poder1‘, como potes ‘puedes’, potĕram‘podía’, potuisti ‘pudiste’, etc.

Conjug. modelo. ◆ U. solo en 3.ª pers. en acep. 6.

    1. tr. Tener expedita la facultad o potencia de hacer algo.
    2. tr. Tener facilidad, tiempo o lugar de hacer algo. U. m. con neg.

 

Y Personal es:

personal

Del lat. personālis.

    1. adj. Perteneciente o relativo a la persona.
    2. adj. Propio o particular de la persona.

Por lo tanto, si unimos poder + personal, nos queda tener la facultad, facilidad de hacer algo sobre la propia persona.

Es decir, la capacidad que tenemos de hacer, decidir y actuar sobre nosotros mismos.

 

Ahora bien, el asunto en cuestión es qué pasa con el poder personal. ¿Por qué tanto artículos sobre el poder personal y como recuperarlo?

 

Pues resulta que el poder personal se adquiere o se pierde generalmente con nuestra autoestima, la seguridad y las creencias. Aunque lo que mejor lo resume es que es una cuestión de actitud ante la vida.

 

Qué te quita tu poder personal

Empecemos por ver cómo estamos gestionando ese poder personal del que tanto hablamos. Y lo primero es saber qué es lo que te quita tu poder personal.

Te quita poder personal necesitar algo o a alguien. “Querer” también te quita poder personal, ya que supeditas tu “felicidad” o bienestar a conseguir eso que quieres o necesitas.

Y por supuesto también te quitan poder personal los secretos, los miedos y los “qué dirán”.

Como ves, lo que te quita tu poder personal son tus pensamientos, tus creencias y tu percepción del mundo, aquello que crees que eres. Lo que estableces como tu definición.

 

A quién le das tu poder personal

Si chicas, el poder personal lo entregamos nosotras. No nos lo quitan. Lo entregamos nosotras “voluntariamente” porque creemos que eso es querer: permitir que aquellos a los que queremos se metan en nuestra vida, digan, opinen, aconsejen, decidan por nosotras… así nos educan.

Y cuidado, porque esa es la puerta de entrada a situaciones que podrían llegar a ser muy muy desagradables, todas derivadas de la inseguridad que es la consecuencia directa de entregar nuestro poder personal: nuestra capacidad de decidir y actuar sobre nosotras mismas

 

Sobredosis de “Disney”

Cada vez que esperas a que él te llame, a que él te pida salir, a que él te confirme… TÚ LE HAS DADO TU PODER PERSONAL. Y eso no solo nos pasa con parejas, novios y demás, nos pasa con nuestras madres, amigas, conocidos, compañeros de trabajo…

Con respecto a las parejas tenemos una sobredosis de “Disney” que nos enseña y adoctrina a entregar nuestro poder personal en forma de amor verdadero, y nosotras nos lo tragamos creando unas expectativas sobre el mundo que ni de coña va a poder cumplir.

El poder personal - Sobredosis de Disney

Y ya ni que decir sobre la carga y obligaciones que esta situación genera sobre nuestros compañeros de especie: los hombres, a los que cargamos con la “obligación” de adivinar lo que queremos, pensamos y sentimos.

¿Realmente os parece justo?

 

Planteemos una alternativa

¿Qué pasa cuando tu simplemente prefieres algo?  No lo necesitas, no lo “quieres” como tal, sino que simplemente prefieres tenerlo… ¿Cómo cambia verdad?

Si desde esa seguridad del “no lo necesito” sino que “lo prefiero” te relacionas con otra persona, toda esa presión se alivia, y sin presión…. ¡Todo fluye! Es increíble, pero si…

 

Querido Papa Noël

Te planteo un símil, tipo ejercicio, ¿te parece?

Escríbele una carta a “papa Noel”, o al “universo” o a tu “yo superior”, la diriges a quien más vaya contigo. En esa carta dile todo lo que tu prefieres, como tu lista de deseos.

Luego calibras si esas cosas, son viables (no me pongas viajar a la Luna o a Marte… ni ser Claudia Schiffer, es importante que sean cosas realizables y realistas mas allá de tus límites mentales.

Sé que sabes perfectamente de lo que estoy hablando.

 

Ahora tienes esa lista. Míratela… ¿cuántas cosas dependen de ti? Sobre cuantos deseos puedes tomar acción y cuantos dependen de que otra persona haga algo adivinando lo que tú quieres que haga/diga.

De todas esas cosas: ¿de cuantas depende tu felicidad?

Cuantas más cosas quieres y necesitas, menos poder personal tienes.

 

El caso de mi amiga:

Me viene y me dice:  -Me encantaría que Pepe (el chico con el que está “enredando”) me pidiera para salir.  A saber, que mi amiga lleva muchísimo tiempo con esta persona, entre si y no y ahora si y ahora no, mientras él sale intermitentemente con otras personas.

Y ahí le he lanzado la pregunta: – ¿Y si se lo pides tú? A fin de cuentas, llevas un montón de tiempo esperando a que él de un paso, que visto lo visto no da… puede que porque tú tampoco estas posicionándote claramente. “Te gustaría que él te lo pidiera” pero no lo hace. Así que él tiene todo tu poder personal, el poder sobre la “relación” y el poder sobre tu placer sexual.

Claro, mi amiga solo está con él entre los “voy y vengo” de él, así que imaginaros la situación…

Se puede pasar toda la vida esperando a que él se lo pida, cuando unos días después me dice mi amiga: -tía, creo que no me lo pide porque él ya cree que tenemos una relación.

Ahí yo ya no sabía si reírme o que hacer.

¿Veis la situación?

 

Como recuperar tu poder personal

Recuperar tu poder personal no es como la que va a por un paquete a la carnicería, ni tampoco te lo trae Amazon con servicio Prime.

No chicas, recuperar tu poder personal es un trabajo de diario.

Recuperar tu poder personal implica trabajar en tu seguridad, tu autoestima, y una de las cosas que me parece mas importante: acostumbrarte a que eres responsable de las consecuencias de tus decisiones.

Para bien o para mal tuya es tu CAPACIDAD DE RESPUESTA, que es lo que literalmente significa ser responsable.

 

Así que: -ánimo! Es mucho más sencillo de lo que parece.

Repítete cada día:

              • PUEDO, VALGO, CREO EN MI
              • Soy una mujer válida.
              • Soy suficiente

2 Comments

  1. […] tu poder personal para alejarte de las personas que en el fondo sabes que son depredadores de tu ingenuidad, y desde […]

  2. […] Es la energía que vas a utilizar para seguir avanzando y para realizar todos los pasos de tu plan de acción, con flexibilidad y capacidad de adaptación, ya que tendrás todo tu poder personal disponible para tomar decisiones positivas y productivas. […]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *